7 años de podcasting 

7 AÑOS de La PodcastferaSiete años. Sí. Por estas fechas hará siete años desde que “La Podcastfera” como web empezó a gatear allá por 2009 con su primera publicación un mes de noviembre. Un 2009 en el que tuve tiempo para dar un poco de orden a una afición que me acompañaba desde hacía al menos 4 años antes y que, posiblemente, la encontré a modo de serindipia. Un escucha de podcast que intentaba enseñar a todo el que podía el porqué conocía tantas cosas fuera de mi perfil profesional si no paraba quieto. Pero ese 1.0 se quedaba corto y había que posicionar algo más este medio de comunicación en internet. Darle más visibilidad. Llegar a más gente. Y así fue. Un 2009 donde había menos podcasts, menos contenidos, pero que permitía tener una parrilla de un buen puñado de podcast imprescindibles.

Antes de que se me olvide escribiendo otros párrafos, quería dar las GRACIAS a todos los que habéis apoyado y difundido la web. Editores, colaboradores y lectores. ¡SOIS LA LECHE!. Ya me he desahogado. Lagrimilla fuera. Punto y aparte.

Palabras como “endogamia” o “monetización”, “amateurismo” y “profesionalización” han acompañado la palabra podcasting para los que seguimos de cerca este medio. Pero no para el escucha medio. Para esa persona con auriculares colgantes (o ya con conexiones bluetooth) lo que más le ha llegado ha sido el “contenido”, la “preparación”, el “interés”, la “calidad”, el “esfuerzo”. Palabras cuya importancia ha provocado la instauración de ciertos podcasts en los “must-have” de un gestor de podcasts.

La socialización dentro del podcasting ha sido, es y será uno de los puntos fuertes más allá del contenido. En 7 años se ha pasado de comentar en webs (lo que tenían), plataformas de podcasting y algo en Twitter y Facebook a expandirse a todo tipo de dospuntocerismo ahora más asociado a la gran compañera de los podcasts: la tecnología móvil. Ahora se permite integrar un chat mientras se emite un podcast en directo y ya no es poco común ver cómo emiten programas de podcasting en canales de videostreaming. Más interacción casi es imposible.

Telegram es el rey de la mensajería podcastera. Al menos en habla hispana. La versatilidad frente a Whatsapp lo ha llevado al primer lugar del podio. Lo malo es que es un medio de frikis y está escondido ante el populacho (lo que se pierden), que no para la mayoría de los amantes del podcasting. Eso sí, como siga así la cosa van a tener que cedernos el servicio de mensajería porque lo vamos a petar.
Y no sólo lo que se observa entre chats públicos es lo importante. Gracias a esa máxima interacción entre gente que quiere aportar algo se han podido poner de acuerdo muchas personas para ofrecer servicios como los muy aclamados (y también retrasados en la entrega) directorios de podcasts. Esto, aunque no lo parezca, llevaba mucho pero que mucho tiempo entre bambalinas. Y con intentos aislados por otros muchos a la hora de agrupar podcasts y que se pudiera filtrar buscando lo interesante para el oyente. En fin, aunque tarde, ahí están. Y lo digo en plural porque han tenido que salir varios a la vez: en la web de la Asociación podcast se está conformando un completo directorio en el que participaron activamente también ASESPOD en sus inicios. La Asociación Alicantina (ALIPOD) tiene el suyo, así como la Asociación Aragonesa (AragonPod) e incluso el portal Podkas. Así se observan varios servicios disponibles sin ser los únicos (aquí hay otro, y otro y otro…etc.)

Y de las agrupaciones por y para el podcasting ¿qué?. Antes se podían observar agrupaciones en los crossover entre podcasts y las aún incipientes Jornadas de podcasting. Ahora se ha pasado a tener varias asociaciones, registradas o no, a reunirse podcasters y oyentes frecuentemente en las distintas Podnights, a producir unas jornadas de podcasting que incitan a visitar las siguientes nada más terminar y no digamos los eventos tipo JAPOD, Podcast&Beers, Chulapod o Galipod donde ya no se quiere esperar un año entero a otras Jpod. Jornadas de podcasting que se celebran en España pero que bien podían llevar la coletilla de “Hispanas”. Y no olvidemos los cruces de podcasts a nivel mundial con los últimos Interpodcast  o entrega de premios como el de ASESPOD, la Asociación Podcast y el Podcast del mes. Todo ayuda a mostrar lo que supone el podcasting y dar más llegada a todo tipo de público.

Ahora bien, actualmente las verdaderas agrupaciones podcasteras como “gremio” son las redes de podcasting. Esas redes que comenzaron sin nombre cuando un podcaster tenía 2 ó 3 programas vivos en línea, fuera de excelencias instauradas como Cienciaes (no se nota mi ramalazo científico, ¡qué va!). Esa factoría “Por momentos” tiene su evolución en sí misma y luego en otras redes como EmilcarFM, Nación Podcast, AVPodcast, Punto Primario, Podium podcast o PodstarFM, por ejemplo. Redes que dan un toque en la mesa con una declaración de intenciones: el podcasting tiene tirón. Ya no se ven esas redes como un grupo de amigos. Se ven como empresas. Empresas de podcasting. Si aún se quiere adjuntar la palabra amateur al podcasting, el listón está demasiado alto. Y no hablo de dinero (que no tiene porqué faltar). Hablo de organización, de contenidos y de buenos proyectos servidos al escucha.

Otros ejemplos de buen hacer son las radios emisoras de podcasts como Radio Battletoads, Radio Cienciaes y Radio Podcastellano, esta última es posiblemente la mayor emisora digital de podcasts en español y que están ahí desde justo cuando comenzamos a publicar en esta web. Bonita coincidencia, oigan.

La esfera del podcasting ha trascendido a otros niveles casi insospechados. Puede que la búsqueda de la monetización (¡cómo odio ese palabro!) haya provocado en la podcastfera unos efectos colaterales enriquecedores. A ambos lados del micro y auriculares. Cada vez estoy más orgulloso de acumular podcasts en mi gestor o podcatcher. La media ya no está por debajo de mi corte. Ahora es raro que un podcast se quede anclado, cosa que no ocurría hace años.

¿Y el término podcast?. Recuerdo aquellas revisiones semánticas y etimológicas de la palabra que englobaba a audio y vídeo. Creo que el vídeo en internet es Youtube y el audio (fuera del estrictamente musical) es Podcasting. No compiten, no se pueden comparar, pero es lo que hay.

En conclusión, 7 años que han servido de mucho para plantar este medio de comunicación como interesante. Un público que cada vez lo tiene más fácil para escuchar. Si el movimiento que se ha generado estos pasados 7 años sigue, nos esperan otros 7 años de aúpa.

Dicen que este 2016 es el año del podcasting ¿y qué año no lo es?.

Acerca del autor:

. Síguele en Twitter / Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *